Huberto Bátis y su máquina de escribir

Y con cada letra que escribes, y con cada palabra que publicas, te condenas...
Publicado en Laberinto, gracias al gran editor y amigo, el legendario José Luis Martínez S. que mantiene viva la tradición de los grandes suplementos culturales.

Mientras editó sábado, Huberto y sus amigos, éramos unos apestados. Se nos acusaba de todos los pecados y todas las faltas a la moral, y de piratas. Como dice Alegría Martínez, nos hubieran echado de Facebook:



Comentarios