Huberto Bátis aventó la máquina de escribir

¡Bátis sigue vivo! Entre las páginas de un número erudito y taxonómico, lleno de momentos de los terribles años maravillosos con Huberto. Mucho tiempo después de que dejó sábado, Huberto aún olía a azufre. ¿Mi entrada al inner sanctum del círculo de los monstruos? El chinga tu madre a F.B.
Publicado en Confabulario gracias a Julio Aguilar, Eduardo Lammers, Gerardo Martínez y Víctor Durán, y a todos los colaboradores brillantes editores, escritores hoy y entonces de sábado. Qué grande abrazo para todos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Mexiac

El maestro Adolfo Mexiac alcanzó la inmortalidad con este grabado, lo más importante de toda su obra. Tuvo mucha más suerte que la mayoría d...