La deconstrucción de Diana

Ante el callejón sin salida que los filósofos elaboraron contra su propia retórica, la deconstrucción es real en el proceso interminable de mis dibujos. Diana se deconstruye en Iocasta




Diana y su ninfa.




Desaparece la ninfa y aparece el espacio en blanco.




Esa cara era insoportable, aceptémoslo.




Iocasta estaba detrás de de las líneas efímeras.




Iocasta enamorada de Edipo. Qué privilegio. Hay que amar y desear con esa fuerza para que marque nuestra existencia. En esta vida, en el presente. Con todo el cuerpo, la mente y la voluntad. Para no escribir un cobarde gemido como Borges. 


Époustouflant!

Librairie Quilombo de París publicó su catalogo anual y Pancho Villa está en la portada. Gran evento para las editoriales anarquistas. Pancho Villa recorriendo París con nada éditions rumbo a la conquista de Zacatecas.




¡VIVA VILLA CABRONES!







 La descripción en el catálogo.




No dejes de visitar Librairie Quilombo.
Para despejarnos las telarañas de la ideología de nuestra abyecta sociedad neoliberal.



Quilombo est ouvert du 

mardi au samedi 

de 13h à 20h 

23 rue Voltaire 75011 Paris  

Cómo corregir un dibujo



Hoy se publicó en Laberinto el ex libris de Dumas y Gautier. Tiene algunos elementales errores de construcción, composición, estructura y realización:



El primer paso es no paralizarse ante la manifestación de la mediocridad. Un mal dibujo no se puede esconder. Y este dibujo necesita una cura radical.




La libertad absoluta de la creación, trae consigo la coartada que permite apagar el detector de mierda. 




Con sutileza, ocultemos los errores bajo un pedazo de papel blanco.




Listo, mucho mejor dejar el papel como una promesa, que mi mediocre realidad plástica.

El dibujo que nació muerto









La idea, como todas las ideas, era luminosa con la promesa de equilibrio y simetría entre el contenido y la forma. Pero entró la mano, con el lápiz empezó a desdibujar la idea. Con la tinta mutiló y deformó la idea hasta que del dibujo fue simple peso muerto.




Tenemos a Medea...Pero es tener un papel sin nada, unos rayones apenas.




Tapando la pareja no arregla nada, solo destaca la mediocridad del dibujo.




La entrega aparece. Solo la cola del dibujo a tinta, conservó algo de la idea original.


Medea y su hija antes de la sangre. Un dibujo que probablemente quedará inacabado. Mejor así.

Ex Libris Mary y Percy Shelley Corrección.


Paso a paso, la construcción de la pareja, y corregir un error imperdonable. Porque en todo caso, el suicidio es un acto de exacerbada egolatría. Como si nuestra pequeña e insignificante vida con la vulgaridad de los problemas cotidianos, justificaran la pretensión de acabar con la existencia. Pero la adicción y el vicio, esos sí rebasan los estrechos límites de la conciencia. Con la vida de por medio, nos entregamos al impulso primordial de la satisfacción del placer. Cueste lo que cueste.




¿Ella le arranca el corazón? Parece título de bolero.






Los suicidas, versión publicada en Laberinto, gracias a la tolerante paciencia de José Luis Martínez S.






Y la primera corrección: tapar las intenciones puramente suicidas de la pareja.






Ahora son dos adictos.








Él se entrega a los latidos compulsivos por el puño de ella. El placer con la vida de por medio. El verdadero. Lo demás son los mezquinos juegos del ego.


Euclides y Madame Caronte a Revisión

La inspiración no llegó por más que la invoqué con trabajo y constancia. Y dejar que el hábito de dibujar tome el control es un auto-engaño. La inspiración NUNCA viene con trabajo y constancia, la inspiración viene del ERROR.








Originalmente publicado en Laberinto como el Ex Libris de Madame Caronte. 




Lo único rescatable fueron los muslos carnosos. Lo demás apareció mientras tapé con papel. La segunda figura y Euclides se insinuaron obedeciendo a la presencia de esas piernas gordas y el vientre redondo, insaciable.




Euclides desollado por las dos adictas, que lo exprimen hasta sacarle unas pocas gotas de sangre.




Y Euclides en la entrega total.

Publicado en Laberinto gracoas a la tolerancia de José Luis Martínez S.






RIFA RIFA RIFA RIFA