La mentira de Louis Kahn

En la antigüedad, cuando aún exhibía arte verdadero, el MoMA le hizo una retrospectiva a Louis Kahn, por su proyecto de memorial en la isla Roosevelt. Esa isla es la piedra que está en medio del East River, y que ahora tiene torres de departamentos con una vista sensacional de Manhattan y de esa enorme ONG, que es la ONU. Louis Kahn es un místico, y una leyenda entre los grandes arquitectos. En 1968, cuando Nelson Rockefeller era gobernador de Nueva York, promulgó una ley para dedicarle a Roosevelt un memorial en la isla. Ese memorial todos estuvieron de acuerdo que lo diseñara alguien que evocara la profundidad y la trascendencia de la memoria de Roosevelt. Hoy no hay un arquitecto capaz de hacerlo ni un comité burocrático con la capacidad de imaginar o percibir siquiera la necesidad de un monumento a la memoria de cualquier cosa. Hoy el único recurso para un memorial, o expo o lo que sea que tenga que ver con arte se reduce a unos letreros, un performance, algún video, ropa tirada o bolsas de plástico… Por eso quise ver el último monumento, el último gesto sin uso ni aplicación inmediata, la última iniciativa creativa monumental de la era contemporánea. La fama le precede. El memorial es efectivamente un espacio místico. ¿En qué consiste el misticismo y el sentido de lo sagrado? No sé. Pero sí sé lo que no es. Y allí descubrí que la visión de Kahn sobre el memorial es retórica. Ocultó la verdad de su fuente de inspiración real. En sus palabras: "Tuve este pensamiento, que un memorial debería ser un cuarto y un jardín. ¿Porqué un cuarto y un jardín? Es el punto de partida. El jardín es una naturaleza personal, cierto control sobre la naturaleza. Y el cuarto es el inicio de la arquitectura…” Etc. Falso. El cuarto, es únicamente una frontera simbólica de privilegio. Es la invención del afuera, de nosotros y los otros. Es el principio de exclusión. Y el jardín es lo mismo, no representa a la naturaleza, si no que deja a la naturaleza afuera, unos cuantos árboles alineados no son un bosque. Hasta aquí la falsa definición de la inspiración de Louis Kahn. ¿Cómo logró el misticismo, el sentido de lo sagrado? Lo sagrado te incluye, el misticismo te eleva, te hace formar parte, de algo más grande que tú. Kahn se inspiró en Teotihuacán y lo ocultó. Su memorial es la pirámide del Sol rebanada. Hice un esquema de como la adaptó y un recorrido por la isla en video…





Mexiac

El maestro Adolfo Mexiac alcanzó la inmortalidad con este grabado, lo más importante de toda su obra. Tuvo mucha más suerte que la mayoría d...