Antígona y Polinices. Versión final

Antígona y su hermano Polinices son adictos su propia sangre, síndrome de los incestuosos.Un manjar.




Publicado en Laberinto gracias a la tolerancia de José Luis Martínez S.




Superstición.

Nunca pensé en darle crédito de nada, pero cuando la Biblia, ese compendio de prejuicios, disparates y alguna alusión con raíces que se pierden en la antigua sabiduría, se apropió para sus arbitrarios fines la tradición profética que en los sueños la caída del cabello, dientes o amputación de partes del cuerpo, significó el anuncio de pérdidas como el trabajo, la fortuna e incluso la libertad, preservó hasta nuestros días el antiguo lenguaje de la interpretación de los sueños. Así que sin saber a donde me llevaba la mano comencé a dibujar a la mujer golosa...







Apareció Dalilah vampírica que le abrió las venas con una tijera a la joven y beberse su sangre en una copa de cristal. Antes la convirtió en su esclava cortándole el cabello.



Preparando el escenario, me dí cuenta que la imagen es de mal agüero para mí. En un sueño, significa que me va ir muy mal. Voy a perder un proyecto... No me afectaría tanto la profecía si no fuera culpable de mis retrasos.



Con recortes de papel tapé el mensaje del dibujo y ojalá mi suerte anunciada.



Ahora la servidumbre es -como siempre- voluntaria. Mucho cabello significa abundancia, y la sangre derramada, para todos aquellos creadores y demás personas que dependen de sus ideas para sobrevivir, es una profecía de provecho.


Diana y su Ninfa


Los vampiros son insaciables, golosos, y con la cantidad de azúcar que traemos en la sangre, los vampiros engordan.














ODIO ESTE DIBUJO





Todos los bocetos los dibujo en moleskines. Y las uso hasta la última página. A diferencia de los dibujos en hojas sueltas, los que están aquí los veo todo el tiempo. Y éste dibujo es el primero de la libreta y lo veo por lo menos 3 veces al día y ya no lo soporto. Simplemente las expresiones vacuas de esas caras son la mano de un dibujante imbécil: YO.









Asunto resuelto, ¡parches de papel! rescato lo que vale la pena, las piernas entrelazadas, lo demás es una mierda, sólo queda la memoria de un error, pero... Nunca aprendas de los errores, hay que empezar por no aceptarlos, fingir que nunca existieron y disfrutar de una falsa infalibilidad. 











 El papel en blanco es la redención del mediocre, por eso hago el nuevo trazo a lápiz, ahora sí, borrando continuamente. Hasta que aparecen 2 personajes que no sé de dónde vienen.







Pero desaparecieron con la tinta, ahora son otros, ¡esa intención espontánea del trazo se perdió! De alguna manera al entintar son menos, la mirada ya no puede recorrer las sutilezas de la creación. Pero es lo que ocurre en el momento de la definición: Hay que sacrificar todas las posibilidades para que quede una certeza.









Pero la certeza te permite trabajar y profundizar. Y llegar al término. Ahora está mejor esa maldita primera página.








Alicia en el espejo





EN LA CORTE DE LA REINA ROJA


Alicia despidiéndose de la cordura y entrando a la Corte de la Reina Roja





Publicado en Laberinto  el 9 de enero de 2016.



(Los bocetos preparatorios del resto de la historia):




 Alicia la cortesana favorita de la Reina Roja, juega con el Maestro de la Capilla..







 Alicia, adicta esclava de la Reina Roja, y la Reina se aburre.







Alicia desechada por la Corte, es sacrificada por el Monseigneur Confesor de la Reina Roja.

Las guardas de La Venus de las Pieles

Déjate llevar por tus obsesiones y manías, son la única fuente verdadera de la creación. Puedes hacer de tus obsesiones compulsivas una virtud, así cuando encuentro un dibujo que me gusta por su oculta simetría, lo repito como la obstinada repetición de la masturbación, sin encontrar placer alguno. Pero al final, queda un patrón que nunca deja de sorprenderme por su inútil reiteración. Éste serán las GUARDAS de La Venus de las Pieles... Siempre hay que empezar por algún vicio para abordar un tema que debes llevar hasta sus últimas consecuencias... 



RIFA RIFA RIFA RIFA