Eko ex libris Ado

Cuando el hipócrita de Lot salió huyendo de Sodoma, Ado no entendió porqué el repentino cambio de hábitos de su marido, entusiasta  sodomita de su barrio. Un ataque celestial de 4 megatones más la maldición de convertirse en estatua de sal o de sílica si veías de frente el estallido. Éso es leyenda, ni hubo ataque con misiles de Jehova ni Ado se volvió estatua de sal ni de azúcar ni nada, regresó a Sodoma, y los ángeles le lamieron el sutil gusto salado de sus dedos...
Publcado en Laberinto por el legendario editor  y amigo José Luis Martínez S.

Comentarios