Las capitulares de Raul Renán

Durante 27 largas semanas Raúl y yo publicamos cada una de las letras del abecedario en el sábado de Bátis. Francisco Hernández ("la carne es devil") dijo "ahora les faltan los números" y Raúl pensó que era una excelente idea. Hoy iríamos apenas en el número 1625.































































































Todos los martes Raúl llegaba a la casa por la capitular de la siguiente semana. Yo le entregaba el dibujo y Raúl le escribía encima el poema en una Olivetti Lettera. Todos los martes.

(En la fotomecánica de los sótanos del unomásuno, se perdió la letra H)

1 comentario:

Mexiac

El maestro Adolfo Mexiac alcanzó la inmortalidad con este grabado, lo más importante de toda su obra. Tuvo mucha más suerte que la mayoría d...