De un mal dibujo, al círculo perfecto.


Al principio fue una buena idea el lagarto descansando sobre los muslos, pero cuando seguí con el dibujo, lo jodí. Qué basura. Con el papel vamos a buscar la verdad.













Gracias al recién invocado menáge à trois, el lagarto finalmente cerró el ouroboros. El dibujo, está completo.

Ex Libris a Marc Fumaroli

Qué vivan las utopías, en Marc Fumaroli cuando el francés fue la lingua franca del mundo, el siglo XVII. Hoy se lamenta y nosotros con él de...