Ex Libris El Libro de la Selva

Hay que escribir como si fuera el último texto de tu vida.
La idea arrastra el lápiz.
El lápiz es sutil y está cerca de la idea, pero la tinta interpreta el trazo siguiendo una ruta que no veo,
La tinta como el agua, sigue su curso, no sigue al lápiz.
Y tengo que ocultar esos caminos.
La obsesión no me deja aprender de mis errores.
Publicado el sábado en Laberinto de Milenio Diario gracias a la tolerante paciencia del legendario José Luis Martínez S.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Mexiac

El maestro Adolfo Mexiac alcanzó la inmortalidad con este grabado, lo más importante de toda su obra. Tuvo mucha más suerte que la mayoría d...