CONCIERTO BARROCO

Si voy a iniciar un texto con esta mierda mejor no escribo: El gran Alejo Carpentier, en su extraordinaria obra llena de imágenes. Debe decir: Orinando en cuencos de plata, cuando Su Majestad escupe, el cortesano extiende la mano... Y para complacer a Su Excelencia, con tijeras de plata hagamos del ángel un contra tenor eunuco. No hay límites en el barroco de Carpentier, nadie en nuestro mediocre y asimilado presente lo puede tolerar. Queremos algo equivalente a nuestra baja estatura intelectual. Algo, que quepa en 140 caracteres y que un editor quiera publicar; pero no al delirante Carpentier, tiene "demasiadas letras, demasiadas imágenes, demasiadas bofetadas para el lector moderno."
El fondo son canciones de amor de Schubert de una partitura de 1895.
Publicado el 15 de junio de 2019, gracias a la tolerante amistad de José Luis Martínez S. en el suplemento Laberinto de Milenio Diario.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

RIFA RIFA RIFA RIFA