La deconstrucción de Diana

Ante el callejón sin salida que los filósofos elaboraron contra su propia retórica, la deconstrucción es real en el proceso interminable de mis dibujos. Diana se deconstruye en Iocasta




Diana y su ninfa.




Desaparece la ninfa y aparece el espacio en blanco.




Esa cara era insoportable, aceptémoslo.




Iocasta estaba detrás de de las líneas efímeras.




Iocasta enamorada de Edipo. Qué privilegio. Hay que amar y desear con esa fuerza para que marque nuestra existencia. En esta vida, en el presente. Con todo el cuerpo, la mente y la voluntad. Para no escribir un cobarde gemido como Borges. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Mexiac

El maestro Adolfo Mexiac alcanzó la inmortalidad con este grabado, lo más importante de toda su obra. Tuvo mucha más suerte que la mayoría d...