Amamanto a la Serpiente

Antes de la imposición del cristianismo y la destrucción de la cultura grecolatina, la serpiente no era el emblema negativo y de maldad que hoy asociamos con el mal, el diablo, el paganismo. Las serpientes eran adoradas como símbolo de sabiduría y abundancia. Creadoras del mundo, compañeras en el camino de la trascendencia, las amamantábamos obsesionados con su peligrosa sensualidad.
Publicado Laberinto, gracias a la estóica paciencia de José Luis Martínez S. 

El Placer de Agradar

La mejor manera de recibir un elogio es sin merecerlo. La feria de las Vanidades 2019...