Eko ex Libris Hermann Broch

La muerte de la cultura grecolatina no fue natural, fue un asesinato. Las esculturas griegas y romanas de los museos, encantadoras en sus fragmentos, fueron deliberadamente destruidas durante siglos. La nueva fe cristiana del siglo V en adelante se dedicó sistemáticamente a erradicar todo vestigio de la cultura greco latina, exterminó a los filósofos, artistas y sacerdotes, y cuenta Gibbon que surgió un oficio de ingenieros, especializados en derrumbar los templos y esculturas monumentales. Los escritores y los lectores se comieron los libros, los memorizaron, los escondieron en urnas para salvarlos de la hoguera. Hoy sobrevive apenas un 10 % de la obra escrita...
Publicado en Laberinto de Milenio Diario.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Mexiac

El maestro Adolfo Mexiac alcanzó la inmortalidad con este grabado, lo más importante de toda su obra. Tuvo mucha más suerte que la mayoría d...