Cómo escribir los Diarios de Anaïs Nin

Nuestras vidas, idénticas, son indistinguibles una de otra. Si pretendemos escribirlas en un diario, con la equivocada ilusión que alguien se interese en leerlas que no seamos nosotros mismos, deben estar narradas con pasión, adjetivos y arrebatos emocionales. En concreto, tenemos que llenarlas de indiscreciones y mentiras.



O como bien exageró Nietzsche, "escritas con sangre".

3 comentarios:

Mexiac

El maestro Adolfo Mexiac alcanzó la inmortalidad con este grabado, lo más importante de toda su obra. Tuvo mucha más suerte que la mayoría d...