Si no corres riesgos, no dibujes.

Horribles las 3 cabezas, y la gorda es preciosa. Esas 3 cabezas que se supone son vampíricas, parecen 3 monos de Plaza Sésamo chupando una montaña de mantequilla. Horrible. No, peor que horrible: ridículo. 




Pero, para eso existen las tijeras y el papel, ahora hay un antes y después:




Los ofensivos títeres, que sólo joden y hacen del dibujo un dibujo estúpido, ya no existen. Los mandé a la mierda. 



Ahora puedo fingir que nunca me equivoqué: les presento a Lujuria y Gula, 2 damas condenadas a revelarse cada vez que leemos el infierno de Dante.

Eko Ex Libris el Príncipe

El Príncipe es más malo que tú, más hipócrita que yo, por eso es mejor que nosotros y nos sometemos al Príncipe.