Eko Ex Libris Leila Waddell




Acuérdate de Laylah Waddell, la sacerdotisa del culto a la Bestia, Aleister Crowley. La foto más icónica de Leila está con el tatuaje como muestra de sometimiento y adoración a Crowley. Identificado con el culto a Isis, Leila hizo el sacrificio más grande que se puede ofrecer a la devoción: Ella misma castró a su amante.


Publicado en Laberinto suplemento de Milenio Diario el sábado 25 de enero 2014, gracias a su director y amigo José Luis Martínez S. Cat Lab 554




Laylah Waddell, foto de Aleister Crowley





Eko Ex Libris el Príncipe

El Príncipe es más malo que tú, más hipócrita que yo, por eso es mejor que nosotros y nos sometemos al Príncipe.