EKO Ex Libris Charles Dickens



Somos el uno para el otro. De niño, mientras me cicatrizaban las torturas de mi instirutriz, encerrado en un closet leía a la luz de una linterna a Oliver Twist. En lugar de compadecerme, gozaba intensamente los sufrimientos de Oliver. Por eso ataco con una punta de acero la terza superficie del cobre. 

Publicado el sábado 11 de febrero de 2012 en Laberinto, suplemento de Milenio Diario por mi editor y amigo José Luis Martínez. Catálogo: CAT 425 Lab 11II12 .

26 comentarios:

  1. José Luis (dBibliofilia)12 de febrero de 2012, 1:48

    Disciplina inglesa. Por un lado, te aprieta; por el otro, te suelta.

    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar

Mexiac

El maestro Adolfo Mexiac alcanzó la inmortalidad con este grabado, lo más importante de toda su obra. Tuvo mucha más suerte que la mayoría d...