EKO. Ex Libris Strindberg



La Señorita Julia obligó a su caballerango al que sedujo, a que la degollara. Enredando su cuello alrededor de la navaja de su amante, fue coito más fuerte que su insaciable  placer pudo encontrar. Prueba de estado de acuatinta y aguafuerte, editada gracias a la complicidad perversa de José Luis Martínez, editor y amigo. Publicado el sábado 5 de noviembre de 2011 en Laberinto, suplemento de Milenio Diario.

2 comentarios:

Mexiac

El maestro Adolfo Mexiac alcanzó la inmortalidad con este grabado, lo más importante de toda su obra. Tuvo mucha más suerte que la mayoría d...